Botox (Toxina botulínica)
Tratamiento para las arrugas de expresión.

La toxina botulínica (comúnmente conocida como Bótox) es una proteína natural purificada que sirve para eliminar las arrugas de expresión.

Con el tratamiento de Bótox se consigue lo siguiente:

  • Revitalizar y rejuvenecer la mirada de manera inmediata.
  • Relajar los músculos faciales, atenuando las arrugas y dejando la piel tonificada y tersa devolviendo así luminosidad al rostro. Atenúa las patas de gallo, las arrugas faciales del entrecejo y la frente.

Es importante destacar que el Bótox no es un relleno sino que actúa sobre los músculos faciales y relajándolos.

Procedimiento:

El efecto del Bótox dura unos 6 meses, después es recomendable una segunda sesión u un mantenimiento anual.

Asimismo, se aplica a aquellas personas que sufren un problema de hiperhidrosis o exceso de sudoración en axilas, palmas de las manos y plantas de los pies, con las consiguientes molestias en la vida social y profesional.

Este tratamiento no necesita pruebas de alergia ya que se aplican dosis muy bajas que reabsorbe nuestro organismo.

Es un tratamiento que no precisa anestesia y se realiza en consulta. Después del tratamiento se puede volver inmediatamente a la vida laboral sin señales de haber recibido el tratamiento. A veces puede aparecer algún morado que mediante maquillaje se puede disimular.