Rejuvenecimiento facial y selfies

Nos llama la atención la noticia reflejada por SECPRE en su blog, sobre el aumento de operaciones de cirugía estética que tradicionalmente no tenían tanta demanda como las habituales de liposucción y aumento de mamas.

Aclara el artículo que una parte de ese aumento de la demanda se debe al incremento del uso del selfie como modo de interacción social, con las consecuencias aparejadas a la exposición pública, que deviene en forma de la opinión de los seguidores.

Las consultas que mayor aumento han reflejado son las relativas al rejuvenecimiento facial no quirúrgico, cirugía de párpados, rinoplastia o blefaroplastia.

El artículo ahonda muy correctamente en que no se debe centrar el deseo de una intervención quirúrgico estética tan solo en las opiniones de los demás, en los seguidores y las mareas de opinión de internet que tan pronto tienden a una estética como modifican su tendencia.

Sin embargo, aprovechamos este espacio y el marco de dicha noticia para hablar de un tratamiento no quirúrgico de lifting facial como es la remodelación facial con Hidroxiapatita cálcica “Radiesse”.

Es un compuesto de macropartículas (patentadas) que están suspendidas en un gel acuoso. Este tratamiento se centra, sobre todo, en la pérdida de volumen en determinadas zonas como pueden ser los pómulos, la definición del óvalo facial y la flaccidez de mekillas y cuello, así como, también, el llamado surco nasogeniano, que es el que aparece a los lados de la nariz y enmarca la boca, y puede ser más o menos pronunciado.

También puede aplicarse en las líneas de expresión, en las arrugas de la comisura del labio y se está empezando a usar también para otras zonas que no tienen tanto que ver con los “selfies” como manos y brazos.

Es un tratamiento rápido y su composición es natural, lo que reduce el riesgo de la reacción alérgica, indoloro y seguro con muy pocas contraindicaciones.

Igualmente, pese a este tratamiento, si se ha decidido, selfies o no, a un tratamiento de rejuvenecimiento, siempre, siempre, recomendaremos tal como hace SECPRE en el artículo citado que se consulte con un cirujano plástico y estético debidamente acreditado, que sospeche de los tratamientos milagro y que no entre en ninguna instalación para intervenciones que no esté acreditada y preparada para la intervención con las debidas medidas higiénicas.