abdominoplastia masculina

Abdominoplastia masculina

Abdominoplastia masculina

La abdominoplastia masculina es una técnica de cirugía plástica, estética y reparadora que tiene como objeto mejorar el aspecto y acabar con la presencia excesiva de grasa en la zona del abdomen.

En los hombres a partir de la cuarentena la piel y los músculos de la región abdominal comienzan a distenderse, a debilitarse, sobre todo cuando se dan ciertas circunstancias que propician cambios en el peso corporal llevando la figura a un punto en la que un hombre puede requerir una abdominoplastia masculina y, así, recuperar un aspecto más juvenil.

La abdominoplastia masculina no es un procedimiento al que recurrir de inmediato, no sin haber pasado previamente por una dieta saludable y rutinas de ejercicio para perder peso. Es en casos de presentar flacidez abdominal resultante de la pérdida masiva de peso y de la musculatura abdominal cuando puede recurrirse a este procedimiento quirúrgico, sobre todo en esos depósitos de grasa que resisten el ejercicio físico y la dieta.

Llegados a la decisión de intervención el cirujano realizará un reconocimiento previo para valorar el caso.

Los tipos de abdominoplastia masculina que se pueden presentar son:

Abdominoplastia tradicional: responde a la técnica más habitual que consiste en una incisión en la parte inferior del abdomen, se realiza una neoumbilicoplasta en la que se colocará el ombligo y se tensará la pared muscular abdominal. Se procederá a estirar la piel para conseguir así un abdomen de aspecto más firme y plano con relive, posterior, de los músculos abdominales.

Abdominoplastia extendida: es aquella que permite extraer más cantidad de grasa y piel al abarcar también los flancos abdominales y por encima de las caderas.

Mini abdominoplastia masculina o abdominoplastia parcial: abarca menos cantidad de piel y grasa excedente del cuerpo. En esta ocasión se realiza un corte sobre el pubis, reduciendo así la cicatriz posterior y no siempre se realiza un estiramiento muscular, en función del caso y la valoración del cirujano.

Lipoabdominoplastia: es una técnica que combina abdominoplastia y liposucción, y que permite eliminar abundantes depósitos grasos en el abdomen y el tronco.

Beneficios

Los beneficios son múltiples ya que, una vez se ha realizado la recuperación de esta operación el paciente verá que su figura ha mejorado notablemente, que tiene otra disposición física y a su vez ello repercute psicológicamente al aumentar la autoestima, la percepción de sí mismo y en algunos casos también la seguridad y la actitud.

abdominoplastia masculina

Liposucción en hombres.

Los hombres no son tampoco ajenos al mundo de la liposucción. En muchos casos pese a hacer dieta y ejercicio quedan zonas de grasa abdominal remanente que son difíciles o casi imposibles de eliminar y que hacen que, finalmente, se acuda al especialista en cirugía plástica y estética para ayudar a deshacer esas zonas rebeldes y poder seguir adelante con un adecuado plan dietético y de ejercicio que refuerce el beneficio de esa intervención.

En este caso hablamos de una intervención bajo anestesia general en la que se extraerá la grasa abdominal y de los flancos, sobre todo de las partes más difíciles de eliminar que han sido objeto de la llegada del paciente a consulta. El paciente, antes de pasar a quirófano será debidamente atendido por el cirujano que, tras pedirle que contraiga los músculos los dibujará por encima de la piel para tener la orientación que necesita para la operación, donde podrá marcar con la cánula los músculos en su contorno, y así eliminar de forma más efectiva el tejido graso de los surcos, cosa que hará que, tras la operación, se puedan apreciar notablemente.

Tras la operación el paciente deberá llevar puesta una faja de compresión durante un periodo de tiempo que dictaminará el cirujano y que suele comprender los treinta días completos, y que irá alternando según las instrucciones, durante el día o noche en días sucesivos. Así se limita la inflamación producida por la intervención y que la piel se readapte adecuadamente al contorno nuevo (por ello es importante tener una piel elástica y sana).

El resultado, como en muchas operaciones de este tipo se aprecia a partir del mes si se han cumplido debidamente las instrucciones del cirujano y será más apreciable a partir de los tres a seis meses.

Este tipo de grasa retirada normalmente no vuelve a regenerarse pero a veces quedan reductos tras la operación que pueden aumentar el tamaño y deformar el contorno por lo que la alimentación adecuada es especialmente importante en este punto para conservar y evitar que esto se produzca así como el ejercicio continuado pero siempre con la supervisión adecuada y según la recomendación facultativa.

 

Liposucción: preguntas importantes

La liposucción, junto con el aumento de mamas, es uno de los tratamientos más demandados hoy en día en el sector de la cirugía plástica y estética, pero en muchas ocasiones existe un gran desconocimiento sobre esta técnica, y vamos a tratar de…