abdominoplastia

Abdominoplastia tras el embarazo.

Tras el embarazo es habitual observar consecuencias en la forma física de la madre, y no todo el mundo tiene el mismo cuerpo y capacidad de regeneración para conservar esa forma anterior al parto. En muchas ocasiones se denota en flaccidez abdominal y estrías.

En la mayoría de los casos se recomienda que la abdominoplastia  es adecuada para personas que están seguras de que no van a tener más hijos después. Podría tener repercusiones para con la propia abdominoplastia y ésta influir a su vez en el siguiente embarazo.

El objetivo del cirujano plástico y estético será siempre realizar un reconocimiento para observar la presencia y cantidad de grasa, el tono de la pared muscular y cuantificar la piel sobrante para repararla en la operación.

Lo ideal suele ser esperar entre 6 y 12 meses después del parto para que vuelva a su estado basal y así los tejidos se asienten. Eso hará que la abdominoplastia sea más precisa y no dependa de posteriores evoluciones del cuerpo que puedan darse. Si se ha ido con cuidado y siguiendo las recomendaciones oportunas durante el parto para con la dieta siempre se podrá intervenir de forma más óptima en cuanto a corrección se refiere (no es lo mismo corregir 5 o 7 kilos que 15).

Por supuesto factores que influyen en las valoraciones de la abdominoplastia postparto son el historial de la paciente y los hábitos (debe dejar el tabaco si se diera el caso, semanas antes de la intervención).

La intervención en sí se realiza bajo anestesia general. Os dejamos en este enlace toda la información sobre la misma que tratamos en otro post anterior.

abdominosplastia antes y después

Antes / Después-Abdominoplastia

 

ginecomastia

Ginecomastia, un problema no tan extraño.

La ginecomastia es por definición la apariencia de “mamas similares a las de la mujer”. No es algo que no sea común, antes al contrario. Es un problema que en adultos puede llegar a afectar un gran porcentaje de hombres, en ocasiones superando el 50%.

Pueden darse casos en la adolescencia, o por casos de obesidad, pero el momento ideal para atajar el problema y tratar adecuadamente la ginecomastia es la adultez donde ya se ha desarrollado el cuerpo totalmente. Pero no todos son buenos candidatos para esa operación cuyo objetivo es el devolver el aspecto natural al pecho masculino: como se ha dicho, no es conveniente operar durante la adolescencia, así como  en personas que beben alcohol de forma habitual o consumen sustancias relacionadas con el hachís, sobre todo por la tendencia al desarrollo de ginecomastia por abuso de dichas sustancias.
En el caso de obesidad no se recomienda la operación si no se han realizado previamente los esfuerzos necesarios para la pérdida de peso con los métodos adecuados dado que esta operación no resultaría de utilidad en este caso.

Es necesario tener una buena condición, estar sano y emocionalmente estable y los mejores resultados se dan cuando la piel es elástica, firme, puesto que ello hará que se pueda readaptar mejor a la nueva forma dada con el tratamiento quirúrgico.

La operación de mastectomía subcutánea por ginecomastia.

operación ginecomastia

La intervención quirúrgica de mastectomía subcutánea se realiza siempre en un quirófano adecuado, de las manos de un cirujano plástico y especialista debidamente acreditado que le asesorará en todas las dudas que tenga y además le indicará cómo se va a realizar la operación y el procedimiento a seguir, el postoperatorio y las medidas a adoptar para que la recuperación sea fácil y lo más breve posible dentro de los tiempos de recuperación del cuerpo humano.

Normalmente y, como hemos dicho, previa consideración del cirujano en cuestión se realizará con anestesia general.

Lo más habitual suele ser retirar el exceso glandular con bisturí (si el motivo de la ginecomastia es ese) y acompañarlo, según consideración, de liposucción. Esto se produce mediante una incisión en zona poco visible que suele ser el reborde de la areola, y después se realizará la retirada del exceso de tejido glandular, grasa y piel. Eso en los casos más habituales. Queda siempre el caso más severo donde se realizarán intervenciones más complejas y puede haber cicatrices mayores, pero esos casos son los menos.

Después de la operación suele vendarse el tórax para que la piel se reajuste al contorno nuevo y en ocasiones se deja un tubo de drenaje que se retira al poco tiempo.

 

asimetría mamaria

Asimetría mamaria

Asimetría mamaria. Qué es y cómo se soluciona

La asimetría mamaria es un problema anatómico que se da en el desarrollo temprano del pecho y que es corregible mediante cirugía.

Aparece conforme en los estadios del desarrollo mamario iniciales e implica la asimetría y formación diferente de ambas mamas, quedando visiblemente una mama con mayor volumen que otra; también puede deberse a la forma intrínseca del pecho, como en el caso del pecho tuberoso o bien adquiridas, que son devenidas de extirpaciones quirúrgicas de las mamas, biopsias repetidas, cáncer de mama, nódulos de diferentes tamaños que afecten a la simetría…

Si las clasificamos, las anomalías que pueden llevar a una asimetría mamaria pueden ser:

Malformaciones congénitas en la mama: con distintos síndrome (tuberoso, de Poland). Son defectos de subdesarrollo o de ausencia de músculo pectoral mayor en un lado del cuerpo.

Malformaciones osteocartilaginosas: como la protusión en quilla o la depresión de la región esternal.

Extirpación del tejido mamario: debido a enfermedad, cirugía, a biopsias recurrentes, así como extirpación de tumores benignos o nódulos, pueden darse casos de asimetría mamaria.

En muchas ocasiones en las que el cirujano plástico y estético valore la pertinencia, viabilidad o necesidad de una intervención para solucionar la asimetría mamaria, la solución pasa por quirófano. Cada persona es un mundo y cada paciente requerirá un tipo de intervención, que varía en su complejidad. En algunos casos hay reducciones de pecho, para igualar y en otros una mastopexia de aumento donde igualar y aumentar el pecho para mejorar su efecto estético. Efecto del que no podemos sustraer en ningún momento el beneficio psicológico que un cambio en la estética puede acarrear sobre una paciente aquejada de asimetría mamaria durante mucho tiempo. Estas intervenciones con la finalidad de aliviar dicha situación benefician a la paciente porque siente que puede llevar una vida más normal en cuanto a apariencia y estética se refiere.

El Dr. Torres Corpas realiza este tipo de intervenciones, siendo un gran especialista en cirugía plástica y estética que cuenta con más de 5.000 operaciones realizadas y que atiende tanto en Málaga como en Marbella, siendo referenciado como uno de los grandes especialistas en Andalucía en Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva.

abs

Liposucción en hombres.

Los hombres no son tampoco ajenos al mundo de la liposucción. En muchos casos pese a hacer dieta y ejercicio quedan zonas de grasa abdominal remanente que son difíciles o casi imposibles de eliminar y que hacen que, finalmente, se acuda al especialista en cirugía plástica y estética para ayudar a deshacer esas zonas rebeldes y poder seguir adelante con un adecuado plan dietético y de ejercicio que refuerce el beneficio de esa intervención.

En este caso hablamos de una intervención bajo anestesia general en la que se extraerá la grasa abdominal y de los flancos, sobre todo de las partes más difíciles de eliminar que han sido objeto de la llegada del paciente a consulta. El paciente, antes de pasar a quirófano será debidamente atendido por el cirujano que, tras pedirle que contraiga los músculos los dibujará por encima de la piel para tener la orientación que necesita para la operación, donde podrá marcar con la cánula los músculos en su contorno, y así eliminar de forma más efectiva el tejido graso de los surcos, cosa que hará que, tras la operación, se puedan apreciar notablemente.

Tras la operación el paciente deberá llevar puesta una faja de compresión durante un periodo de tiempo que dictaminará el cirujano y que suele comprender los treinta días completos, y que irá alternando según las instrucciones, durante el día o noche en días sucesivos. Así se limita la inflamación producida por la intervención y que la piel se readapte adecuadamente al contorno nuevo (por ello es importante tener una piel elástica y sana).

El resultado, como en muchas operaciones de este tipo se aprecia a partir del mes si se han cumplido debidamente las instrucciones del cirujano y será más apreciable a partir de los tres a seis meses.

Este tipo de grasa retirada normalmente no vuelve a regenerarse pero a veces quedan reductos tras la operación que pueden aumentar el tamaño y deformar el contorno por lo que la alimentación adecuada es especialmente importante en este punto para conservar y evitar que esto se produzca así como el ejercicio continuado pero siempre con la supervisión adecuada y según la recomendación facultativa.

 

cirugía estética málaga

Cirugía plástica, estética y reparadora: diferencias para comprender la especialidad.

En muchas ocasiones en este blog mencionamos el nombre correcto en este sector: cirugía plástica, estética y reparadora, para entre otras cosas, diferenciarnos siempre de aquellos trabajan marginalmente y de forma no segura ni autorizada. Ya defendimos y seguimos defendiendo en su momento que un cirujano plástico y estético tiene ante sí un trabajo de muchos años de estudio y esfuerzos para poder ofrecer lo mejor a quienes llegan a la consulta.

¿Cuáles son esas diferencias de nomenclatura?

La cirugía plástica, como bien aclara el SECPRE, es una especialidad dentro de la Medicina  que abarca dos campos de acción: la cirugía Reparadora y la Cirugía estética.

Diferencias

La Cirugía Reparadora o Reconstructiva se centra en las estructuras anómalas en el cuerpo humano que se deben a enfermedades, accidentes, malformaciones congénitas o que son derivadas de consecuencias de cirugías por cáncer o similar. Su función es, básicamente tratar de recuperar lo mejorar la función de la parte, órgano o tejido afectado.

La Cirugía Estética, por su lado trabaja el ámbito de la mejora del aspecto de las partes o estructuras normales del cuerpo con una búsqueda de un fin estético, para aumentar el atractivo físico pero también teniendo en cuenta la posible dimensión psicológica que ello puede conllevar. Es una cirugía de ámbito preponderantemente femenina pero en la que cada vez más descolla la presencia masculina que busca también adaptar la estética y sentirse realizado a través de esas mejoras estéticas.

Las operaciones más buscadas en este ámbito son las de aumento de mamas, ginecomastia masculina, otoplastia y blefaroplastia, todas ellas mejoras muy visibles de cara a un mundo en el que la proyección estética y física es importante en distintos ámbitos de actividad profesional y de gestión y búsqueda de oportunidades.

Lo que siempre recomendamos en todo lo que engloba esta profesión es que el paciente pregunte sin pudor por las titulaciones oficiales, colegiaturas y trayectoria de los profesionales en los que vaya a confiar para poder tener la seguridad de que será debidamente tratado y con las suficientes garantías.

El postoperatorio de la cirugía plástica y estética

La cirugía plástica y estética tiene su mayor índice de peticiones de intervención por parte de pacientes hacia los meses que comprenden el periodo primaveral. Esto se debe, esencialmente, a que se desea aprovechar esos meses para tener tiempo a estar perfectamente en la temporada de verano, momento de mayor lucimiento personal, en los casos en los que la estética prima.

El tratamiento postoperatorio, que varía en función de cada tipo de intervención, es necesario observarlo siguiendo todas las medidas que dictamine el profesional cualificado que ha realizado la intervención y que serán esas medidas que lleven a una buena curación y cicatrización de dicho paso por el quirófano, así como de las intervenciones más ambulatorias.

La elección de esas fechas para las intervenciones también tienen mucho que ver, mediante asesoramiento por los profesionales debidamente cualificados, con la exposición a la luz solar y la influencia del calor y la molestia que puede suponer en los procesos de cicatrización.

En el caso del postoperatorio de las cirugías de intervención facial, que son de las más demandadas, junto con otras tales como la rinoplastia, la blefaroplastia y los tratamientos no quirúrgicos, su postoperatorio suele fijarse en torno al mes. A ello se une la presencia de una férula que se retirará según el criterio del profesional, pero que suele acercarse a los siete días, y los consejos de cuidado como evitar la exposición directa al sol, usar protección solar alta en la nariz o zona afectada por la intervención, y evitar las aglomeraciones de gente.
También se darán medidas como mantener la cabeza en alto y usar compresas frías en los postoperatorios de las blefaroplastias, y la advertencia de la hipersensibilidad durante un tiempo, a la luz.

En intervenciones tales como las cirugías de contorno corporal como las liposucciones, deben tratar de evitar la luz del sol directa durante el primer mes y llevar faja compresiva para disminuir la inflamación que puede presentarse en las zonas de intervención. En el caso del aumento mamario el postoperatorio suele englobar unas tres semanas y extenderse en caso necesario según criterio del especialista. Como es lógico en los primeros días y hasta las dos semanas de la intervención los pacientes deben evitar actividades que conlleven cargar peso así como elevar los brazos o los movimientos bruscos para facilitar la cicatrización.