pezones en mastopexia sensibilidad

Los pezones en una operación de aumento de mamas

Algunas veces surgen preguntas sobre el aspecto final, la reconstrucción o los efectos de una operación de aumento de mamas en cuanto a los pezones femeninos (sobre todo). Hay preguntas sobre la sensibilidad, reubicación o posibles alteraciones de tamaño, así como las consecuencias para con los llamados “pezones invertidos”.

En este caso podemos asegurar que el aumento de pecho no suele afectar a la apariencia de la areola o el pezón salvo que sea algo hablado con el profesional como consecuencia de la propia intervención: modificación, reparación de los pezones invertidos, o reubicación de la areola en cuanto la mama ha sido modificada no ya por un aumento de mamas sino por intervenciones como reducciones de pecho.

pezones en mastopexia

Periareolar Pexia Increase

Sensibilidad

La sensibilidad del pezón no tiene que ver con el tamaño del implante, por ejemplo, sino con la presión ejercida sobre la piel y una vez colocado. La cirugía mamaria no tiene que ver directamente con las alteraciones de sensibildiad salvo en aquellas intervenciones en las uqe haya que realizar despegamientos y rotaciones para elevar el pezón, o en aquellas en las que se deba corregir alguna malformación.

La sensibilidad del pezón se irá recuperando progresivamente tras la intervención y para ello el cirujano plástico, estético y reparador tendrá muy en cuenta las ramificaciones nerviosas y el momento y lugar de la incisión, siendo, por lo general, el abordaje submamario el más respetuoso e indicado (según valoración del profesional) para tampoco influir en la conservación de los conductos mamarios.

Pero pasado un tiempo después de la intervención las ramificaciones nerviosas que hayan podido ser afectadas se habrán regenerado y el pezón tendrá una sensibilidad normal.

 

reconstrucción mamaria

Reconstrucción mamaria

Debido a algunas enfermedades y en especial el cáncer de mama, en ocasiones debe procederse a una mastectomía, cirugía que elimina el pecho por el bienestar de la paciente. Normalmente se produce en mujeres, (en hombres la incidencia es menor del 1%), y puede ser extremadamente traumático además de en la dimensión física, en la psicológica, dado que el atributo femenino que es el pecho es eliminado y puede tener ciertas consecuencias.

Pero a ello se contrapone la presencia y el contar con un cirujano plástico, estético y reparador que puede realizar un trabajo de reconstrucción mamaria dentro del ámbito que supone la cirugía reparadora.

En muchas ocasiones en la misma intervención de mastectomía se puede proceder a la reconstrucción mamaria aunque según SECPRE (Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética) informa de que solo el 12% de las mujeres decide reconstruirlo en este paso, en muchos casos, debido al desconocimiento de este hecho.

Los beneficios

La reconstrucción mamaria tras una mastectomía va más allá de crear una mama funcional, se trata de una mejora que trasciende el hecho físico llegando a generar un impacto psicológico positivo cuando se logra que la persona afectada sienta de nuevo que el contorno se ha recuperado y que ese es su propio pecho, sobre todo en su día a día, en acciones aparentemente tan simple como dar un abrazo o mirándose al espejo.

Reconstrucción mamaria

La reconstrucción mamaría puede realizarse mediante diversas técnicas, siendo las más habituales:

Reconstrucción mediante implantes.
Realizan la implantación de prótesis en la zona torácica y es una de las más conocidas. Se realiza mediante la expansión tisular (o sea, de los tejidos propios de la persona) y se agrega el implante que aporta volumen.

Reconstrucción mediante tejidos propios:
Utilizando tejidos de la propia paciente, los más parecidos a la mama original, se realiza la reconstrucción de pecho. Al utilizar tejido de la propia paciente suele tener efectos más duraderos. Los tejidos utilizados son grasa y tejidos del abdomen, nalgas, etc, que se reubican en la zona deseada y se les da forma.

Si tienes dudas o quieres hacer una consulta sobre la reconstrucción de mamas, en Dr Torres Corpas te atenderemos y responderemos tus preguntas encantados.

cirugía estética masculina

Tendencias en cirugía estética masculina 2020

¿Cuáles son las intervenciones en medicina y cirugía estética entre hombres más demandadas?

La tendencia ha ido en aumento en los últimos años según estadísticas de la SEME, la Sociedad Española de Medicina Estética, desde 2017. Los hombres ahora tienen menos reparos en acudir al cirujano especialista en cirugía estética, plástica y reparadora.

Podemos separar las operaciones más demandadas por tramos de edad tanto como por partes del cuerpo, pero en este caso lo vamos a hacer por claridad de la primera forma.

En las etapas de 50 años en adelante las intervenciones más demandadas pasan por el injerto de pelo, los tratamientos del rostro, para obtener un rejuvenecimiento más notable, además de algunas intervenciones como la blefaroplastia, relleno de arrugas y lifting facial.  Como en estos la piel tiende a perder su elasticidad es común solicitar estas intervenciones en pro de un aspecto más “juvenil y descansado”. Igualmente las liposucciones y algunas ginecomastias masculinas también pueden ser solicitadas si el paciente ha perdido peso abruptamente y quiere deshacerse del exceso de grasa.

Si nos remontamos a la década de los 30 años hasta los 50, es muy común realizarse los primeros retoques que tienen que ver con las arrugas, igual que las liposucciones y abdominoplastias, tan recurridas para “marcar abdominales”. Gran parte debido a la presión social por parecer joven y atractivo durante más tiempo hace que también sea común la demanda de injerto de pelo a aquellos que empiezan a necesitarla en edades tempranas.

En edades anteriores a este segmento las cirugías demandadas tienen más que ver con defectos genéticos o del desarrollo que con el avance en edad, tales como rinoplastias, otoplastias o ginecomastia, que ayudan en mucho a normalizar la vida del paciente.

Todas estas operaciones que ya están más normalizadas en cuanto a su solicitud por parte de pacientes masculinos, que siempre han tardado más en acercarse al cirujano especialista para corregir algún defecto físico o mejorar su aspecto más allá de las intervenciones reparadoras y la tendencia, establece el SEME es de aumento en los próximos añso.

Razones por las que se recurre a un cirujano plástico

Razones por las que se recurre a un cirujano estético y plástico.

La cirugía plástica, estética y reparadora es uno de los servicios más recurridos en determinados momentos y ello se debe no solo a que participa en una mejora física evidente del paciente (además de en los aspectos como cirugía reparadora) sino que además tiene ese componente que hace que influya de forma psicológica en la autopercepción y en algunos casos el alivio de la presión social debido a algunos defectos, malformaciones o simplemente al efecto de desgaste de la edad que hace que no se corresponda en el exterior con lo que la persona siente, y más en un mundo donde la esperanza de vida de alarga

Precisamente ese es uno de los motivos por lo que se recurre a la cirugía plástica:

Envejecimiento frente a autopercepción

En muchos casos, pese a que envejecer es inevitable, no todos tenemos una genética que nos acompaña, acusando caída del pelo, arrugas precoces, y algunos otros factroes que provocan una leve disforia para con el propio cuerpo. “¿Si solo tengo 45 años por qué parece que tengo 65?”. Las entradas, la flaccidez en el cuello o en los brazos, las líneas de expresión del rostro… Hay muchas pequeñas intervenciones que solucionan gran parte de esos problemas de identificación haciendo que volvamos a vernos jóvenes además de sentirlo y ello influya en la percepción externa tanto como en la autopercepción.

Recuperación rápida.

No es extensible a todas las operaciones, por supuesto, puesto que todas tienen un tiempo de recuperación que resulta más o menos largo en función de la propia intervención y la recomendación médica, pero el hecho de que estas operaciones tengan un postoperatorio que en muchos casos sea de días o pocas semanas hace que se pueda disfrutar de sus efectos desde muy poco tiempo  tras la intervención. Por lo que además los factores psicoemocionales se benefician de ello muy pronto mejorando la calidad de vida del paciente.

Factor de apoyo.

Porque no es la solución única per se, la cirugía plástica y estética supone un factor de apoyo al trabajo que se esté realizando en el área del ejercicio y la nutrición en algunos casos. Partiendo de ahí, pasado un tiempo y con unos objetivos marcados, la cirugía estética es una ayuda a fijar y ayudar a manifestarse a esos objetivos que, por algún motivo, puede que no aparezcan únicamente con el esfuerzo debido al histórico de la persona o a su genética particular.

 Ayuda a la recuperación física.

En casos como el posparto y embarazos, la cirugía estética puede ayudar a recuperarse tanto de sus efectos como de sus consecuencias posteriores a madres que vean que el cuerpo ha acusado ese bonito momento de su vida y quieren volver a verse plenas físicamente, correspondiendo lo que se ve con lo que ellas perciben y quieren transmitir al exterior.

 

bichectomía

Bichectomía: adelgazamiento del rostro.

Bichectomía, cirugía del rostro.

Una de las tendencias que se están poniendo de moda en cuanto a cirugía plástica, estética y reparadora es la bichectomía, una técnica cuya finalidad es la de adelgazar el rostro resaltando los pómulos y eliminando grasa de las mejillas.

Se trata de una operación rápida y cuyos efectos se aprecian fácilmente.

¿En qué consiste?

Las bolas de Bichat son unas glándulas de tejido graso situadas debajo de los pómulos pero separados de éstos y de otros tejidos. No cumplen ninguna función en los adultos y en los niños se relaciona con funciones de lactancia. Las bolas de Bichat son lo que hacen la característica carita rolliza de los bebés. A medida que crecen disminuye un tanto y se va adaptando a los rostros configurando los rostros adultos, más o menos redondeados en función de la configuración de cada persona.

La bichectomía consiste en retirar dichas glándulas lo que provocará que se afine más el aspecto de la mejilla y destaquen más los pómulos. Sobre todo está indicada en personas delgadas de cualquier sexo cuyo aspecto facial esté redondeado y poco dfinido sin necesida de que se deba a trastorno de obesidad o sobrepeso.

Para retirarlas se realiza una incisión en la parte interna de las mejillas y se retiran las bolas de Bichat por lo que no es una intervención complicada y en tiempo hablamos, más o menos, de entre 30-40 minutos en función del caso, necesitan unos cuidados posteriores que indicará en cada caso el cirujano plástico y estético que atienda la intervención y realice el seguimiento del caso en cuestión. Se puede volver a la rutina diaria prácticamente al salir del centro donde se le haya atendido si no se indica lo contrario. Se suele colocar una venda compresora para evitar la aparición de hematomas y que se podrá retirar pasadas unas dos horas en función del caso.

Así, esta cirugía se ha vuelto muy popular entre personas que quieren “afinar” el aspecto del rostro. Aunque los efectos tardan un poco dado que se produce una hinchazón tras el tratamiento pero tras una semana empiezan a verse ya los cambios.

tendencias cirugía estética 2020

Tendencias de cirugía plástica en 2020

Siempre existen nuevas corrientes de imagen personal que acaban determinando hacia qué se acaba decantando esa imagen sobre todo en su proyección del individuo. Aquellas personas que tienen un gran impacto mediático, los profesionales más renombrados y el estudio de las tendencias nos hacen ver qué es lo que más llama la atención y hacia dónde se decantan dichas tendencias en cuanto a la cirugía plástica, estética y reparadora.

Mamoplastia

La mamoplastia siempre ha sido una de las operaciones de cirugía plástica y estética más recurridas y en este caso la tenencia señala a las mastopexia y mamoplastia en la vía axilar (surco mamario), que haría que la cicatriz fuera prácitcamente imperceptible, reduciendo notablemente el periodo de recuperación. Es uno de los avances en técnica de este tipo de operaciones pero ni que decir tiene que las demás siguen estando en alza como una de las operaciones  más recurridas y que seguirán en crecimiento de popularidad.

Rinoplastia

Siendo una de las operaciones que engloban al rostro y que producen mayor cambio de aspecto visual en un primer momento, la rinoplastia sigue en alza para aquellas personas que quieren acudir al cirujano plástico para corregir algunos aspectos de la nariz o mejorarla: cambiar el ángulo, la forma de la punta o del dorso, estrechar las narinas (orificios nasales)… Siempre es un desafío para el cirujano pero a la vez también ayuda en mucho a los pacientes que solicitan esa intervención.

rinoplastia

Lifting de brazos / braquioplastia

El lifting de brazos es un tipo de intervención que ayuda a mejorar y rejuvenecer el aspecto general de la persona, siendo una intervención de la que ya hemos hablado. Ayuda a mejorar ese aspecto sobre todo en personas que han sufrido una gran pérdida de peso de forma rápida entre otros factores.

Bichectomía: adelgazamiento del rostro

Otra de las técnicas que se han puesto de moda es el adelgazamiento de rostro y que como efecto ayuda a resaltar los pómulos. Es una operación de carácter menor y de duración breve debidamente realizada por un cirujano plástico y estético debidamente acreditado.

braquioplastia

Braquioplastia

Braquioplastia.

 

La braquioplastia es un procedimiento quirúrgico que tiene como objetivo mejorar el aspecto de las extremidades superiores, los brazos, eliminando el exceso de piel y de grasa, la flaccidez general, de esta parte. Hace que, tras su postoperatorio, ofrezca un aspecto más estilizado y armónico de los brazos.

Los motivos por los que nos sometemos a una operación así son varios, desde la pérdida masiva de peso, que no siempre puede eliminar ni con ejercicio esos núcleos de grasa, al exceso de piel que deja ese aspecto antiestético de piel sin tono y que resulta hasta molesta para muchas de las personas que vienen interesadas por la braquioplastia en sí.

En cuanto al procedimiento,  podemos hablar de dos tipos distintos: Braquioplastia simple y braquioplastia con extensión axilar y torácica.

La braquioplastia simple es indicada para pacientes jóvenes a las que la flaccidez cutánea se extienda solo a la cara interna del brazo.

La braquioplastia con extensión axilar y torácica es para pacientes que ya superan una edad y en la que el exceso de grasa, no ya solo la flaccidez, se extiende también a la zona submamaria y torácica.

Un buen candidato para este procedimiento es:

Adulto con, como hemos dicho más arriba, laxitud significativa en la parte interna de los brazos.

Adulto con un peso estable o sin sobrepeso significativo. En este punto se incluyen quienes se han sometido a procedimientos para perder peso y que ya estén más estabilizados. En estas pérdidas de peso significativas suelen aparecer zonas de flaccidez y piel sobrante debido al propio procedimiento. Un cirujano plástico, estético y reparador valorará la posibilidad de la intervención si es el momento oportuno para realizarla en un paciente de estas características.

Eso sí, los pacientes deben estar sanos sin condiciones de salud que puedan impedir la recuperación o que aumenten el riesgo de la cirugía y, por supuesto, no fumadores.

Es un procedimiento que no requiere hospitalización y que se realiza normalmente, con anestesia local y sedación.

Requerirá de un postoperatorio en el que será importante llevar una prenda de presión que envuelva los brazos y haga un efecto de compresión en ellos. Estos vendajes deberán permanecer en ese lugar durante 15-20 días. Este postoperatorio de la braquioplastia hará que durante los 3-6 meses las cicatrices sean más evidentes y posteriormente se aplanen y aclaren y sean más discretas con el tiempo.

En los primeros meses es recomendable no elevar los brazos por encima del hombro y se recomienda también buscar ayuda para algunas tareas que puedan envolver esta extremidad en el día a día y por supuesto abstenerse de ejercicio físico y levantar pesos.

La braquioplastia es, en definitiva, una solución para un problema estético que te hará ganar calidad de vida y mejorar la propia autoestima pero siempre, siempre, debe de estar supervisada por un cirujano plástico y estético debidamente acreditado como el Dr. Torres Corpas.

abdominoplastia masculina

Abdominoplastia masculina

Abdominoplastia masculina

La abdominoplastia masculina es una técnica de cirugía plástica, estética y reparadora que tiene como objeto mejorar el aspecto y acabar con la presencia excesiva de grasa en la zona del abdomen.

En los hombres a partir de la cuarentena la piel y los músculos de la región abdominal comienzan a distenderse, a debilitarse, sobre todo cuando se dan ciertas circunstancias que propician cambios en el peso corporal llevando la figura a un punto en la que un hombre puede requerir una abdominoplastia masculina y, así, recuperar un aspecto más juvenil.

La abdominoplastia masculina no es un procedimiento al que recurrir de inmediato, no sin haber pasado previamente por una dieta saludable y rutinas de ejercicio para perder peso. Es en casos de presentar flacidez abdominal resultante de la pérdida masiva de peso y de la musculatura abdominal cuando puede recurrirse a este procedimiento quirúrgico, sobre todo en esos depósitos de grasa que resisten el ejercicio físico y la dieta.

Llegados a la decisión de intervención el cirujano realizará un reconocimiento previo para valorar el caso.

Los tipos de abdominoplastia masculina que se pueden presentar son:

Abdominoplastia tradicional: responde a la técnica más habitual que consiste en una incisión en la parte inferior del abdomen, se realiza una neoumbilicoplasta en la que se colocará el ombligo y se tensará la pared muscular abdominal. Se procederá a estirar la piel para conseguir así un abdomen de aspecto más firme y plano con relive, posterior, de los músculos abdominales.

Abdominoplastia extendida: es aquella que permite extraer más cantidad de grasa y piel al abarcar también los flancos abdominales y por encima de las caderas.

Mini abdominoplastia masculina o abdominoplastia parcial: abarca menos cantidad de piel y grasa excedente del cuerpo. En esta ocasión se realiza un corte sobre el pubis, reduciendo así la cicatriz posterior y no siempre se realiza un estiramiento muscular, en función del caso y la valoración del cirujano.

Lipoabdominoplastia: es una técnica que combina abdominoplastia y liposucción, y que permite eliminar abundantes depósitos grasos en el abdomen y el tronco.

Beneficios

Los beneficios son múltiples ya que, una vez se ha realizado la recuperación de esta operación el paciente verá que su figura ha mejorado notablemente, que tiene otra disposición física y a su vez ello repercute psicológicamente al aumentar la autoestima, la percepción de sí mismo y en algunos casos también la seguridad y la actitud.

abdominoplastia

Abdominoplastia tras el embarazo.

Tras el embarazo es habitual observar consecuencias en la forma física de la madre, y no todo el mundo tiene el mismo cuerpo y capacidad de regeneración para conservar esa forma anterior al parto. En muchas ocasiones se denota en flaccidez abdominal y estrías.

En la mayoría de los casos se recomienda que la abdominoplastia  es adecuada para personas que están seguras de que no van a tener más hijos después. Podría tener repercusiones para con la propia abdominoplastia y ésta influir a su vez en el siguiente embarazo.

El objetivo del cirujano plástico y estético será siempre realizar un reconocimiento para observar la presencia y cantidad de grasa, el tono de la pared muscular y cuantificar la piel sobrante para repararla en la operación.

Lo ideal suele ser esperar entre 6 y 12 meses después del parto para que vuelva a su estado basal y así los tejidos se asienten. Eso hará que la abdominoplastia sea más precisa y no dependa de posteriores evoluciones del cuerpo que puedan darse. Si se ha ido con cuidado y siguiendo las recomendaciones oportunas durante el parto para con la dieta siempre se podrá intervenir de forma más óptima en cuanto a corrección se refiere (no es lo mismo corregir 5 o 7 kilos que 15).

Por supuesto factores que influyen en las valoraciones de la abdominoplastia postparto son el historial de la paciente y los hábitos (debe dejar el tabaco si se diera el caso, semanas antes de la intervención).

La intervención en sí se realiza bajo anestesia general. Os dejamos en este enlace toda la información sobre la misma que tratamos en otro post anterior.

abdominosplastia antes y después

Antes / Después-Abdominoplastia

 

ginecomastia

Ginecomastia, un problema no tan extraño.

La ginecomastia es por definición la apariencia de “mamas similares a las de la mujer”. No es algo que no sea común, antes al contrario. Es un problema que en adultos puede llegar a afectar un gran porcentaje de hombres, en ocasiones superando el 50%.

Pueden darse casos en la adolescencia, o por casos de obesidad, pero el momento ideal para atajar el problema y tratar adecuadamente la ginecomastia es la adultez donde ya se ha desarrollado el cuerpo totalmente. Pero no todos son buenos candidatos para esa operación cuyo objetivo es el devolver el aspecto natural al pecho masculino: como se ha dicho, no es conveniente operar durante la adolescencia, así como  en personas que beben alcohol de forma habitual o consumen sustancias relacionadas con el hachís, sobre todo por la tendencia al desarrollo de ginecomastia por abuso de dichas sustancias.
En el caso de obesidad no se recomienda la operación si no se han realizado previamente los esfuerzos necesarios para la pérdida de peso con los métodos adecuados dado que esta operación no resultaría de utilidad en este caso.

Es necesario tener una buena condición, estar sano y emocionalmente estable y los mejores resultados se dan cuando la piel es elástica, firme, puesto que ello hará que se pueda readaptar mejor a la nueva forma dada con el tratamiento quirúrgico.

La operación de mastectomía subcutánea por ginecomastia.

operación ginecomastia

La intervención quirúrgica de mastectomía subcutánea se realiza siempre en un quirófano adecuado, de las manos de un cirujano plástico y especialista debidamente acreditado que le asesorará en todas las dudas que tenga y además le indicará cómo se va a realizar la operación y el procedimiento a seguir, el postoperatorio y las medidas a adoptar para que la recuperación sea fácil y lo más breve posible dentro de los tiempos de recuperación del cuerpo humano.

Normalmente y, como hemos dicho, previa consideración del cirujano en cuestión se realizará con anestesia general.

Lo más habitual suele ser retirar el exceso glandular con bisturí (si el motivo de la ginecomastia es ese) y acompañarlo, según consideración, de liposucción. Esto se produce mediante una incisión en zona poco visible que suele ser el reborde de la areola, y después se realizará la retirada del exceso de tejido glandular, grasa y piel. Eso en los casos más habituales. Queda siempre el caso más severo donde se realizarán intervenciones más complejas y puede haber cicatrices mayores, pero esos casos son los menos.

Después de la operación suele vendarse el tórax para que la piel se reajuste al contorno nuevo y en ocasiones se deja un tubo de drenaje que se retira al poco tiempo.