Entradas

cirugía plástica reparadora

Cirugía plástica reparadora.

La cirugía plástica reparadora o reconstructiva, desarrollada y llevada a cabo siempre por cirujanos plásticos, estéticos y reparadores debidamente acreditados y realizada en quirófanos con todas las garantías, es aquella que realiza intervenciones con objeto de mejorar una parte dañada del cuerpo humano, además de hacerla más estética.

Con ello hablamos de cicatrices permanentes, de quemaduras y también malformaciones o correcciones, en otros casos, de anteriores operaciones estéticas.

Algunas de las más habituales y con las que estamos especialmente sensibilizados son las reconstrucciones mamarias que se producen por mastectomías debidas al cáncer de mama.

También se realizan intervenciones de cirugía reparadora en casos de malformaciones como el labio leporino y el paladar hundido o la craneosinostosis.

En casos de traumatismos debidos a accidentes y que pueden dejar secuelas muy notorias que afecten a la vida de la persona tanto funcional como estéticamente, la cirugía plástica reparadora es un remedio para reconducir a la normalidad y volver a hacerse sentir cómoda a la persona con sus heridas y su situación. Estas intervenciones tratan de normalizar y reparar el aspecto de las zonas afectadas en la medida de lo posible.

Las quemaduras son también uno de los casos más recurridos para las cirugías plásticas reparadoras dado que estos casos presentan áreas afectadas con tejidos muy maltratados y hasta pueden afectar a los músculos.

De nuevo queremos recordad que en cualquier caso de cirugía plástica reparadora el profesional que os atienda tiene que estar debidamente titulado y cualificado, con las acreditaciones correspondientes y es parte de la responsabilidad propia el informarse sobre el profesional, igual que el mismo os deberá informar y aclarar las dudas que surjan sobre los procedimientos. Este tipo de cirugía engloba técnicas específicas y siempre se dará toda la información necesaria al paciente que puede sentir incertidumbre, dado que en muchos casos, se recurre a ella para reparar, arreglar o solucionar aspectos del físico que pueden tener incluso repercusiones psicológicas.

cirugía estética málaga

Cirugía plástica, estética y reparadora: diferencias para comprender la especialidad.

En muchas ocasiones en este blog mencionamos el nombre correcto en este sector: cirugía plástica, estética y reparadora, para entre otras cosas, diferenciarnos siempre de aquellos trabajan marginalmente y de forma no segura ni autorizada. Ya defendimos y seguimos defendiendo en su momento que un cirujano plástico y estético tiene ante sí un trabajo de muchos años de estudio y esfuerzos para poder ofrecer lo mejor a quienes llegan a la consulta.

¿Cuáles son esas diferencias de nomenclatura?

La cirugía plástica, como bien aclara el SECPRE, es una especialidad dentro de la Medicina  que abarca dos campos de acción: la cirugía Reparadora y la Cirugía estética.

Diferencias

La Cirugía Reparadora o Reconstructiva se centra en las estructuras anómalas en el cuerpo humano que se deben a enfermedades, accidentes, malformaciones congénitas o que son derivadas de consecuencias de cirugías por cáncer o similar. Su función es, básicamente tratar de recuperar lo mejorar la función de la parte, órgano o tejido afectado.

La Cirugía Estética, por su lado trabaja el ámbito de la mejora del aspecto de las partes o estructuras normales del cuerpo con una búsqueda de un fin estético, para aumentar el atractivo físico pero también teniendo en cuenta la posible dimensión psicológica que ello puede conllevar. Es una cirugía de ámbito preponderantemente femenina pero en la que cada vez más descolla la presencia masculina que busca también adaptar la estética y sentirse realizado a través de esas mejoras estéticas.

Las operaciones más buscadas en este ámbito son las de aumento de mamas, ginecomastia masculina, otoplastia y blefaroplastia, todas ellas mejoras muy visibles de cara a un mundo en el que la proyección estética y física es importante en distintos ámbitos de actividad profesional y de gestión y búsqueda de oportunidades.

Lo que siempre recomendamos en todo lo que engloba esta profesión es que el paciente pregunte sin pudor por las titulaciones oficiales, colegiaturas y trayectoria de los profesionales en los que vaya a confiar para poder tener la seguridad de que será debidamente tratado y con las suficientes garantías.

Otoplastia

Por otoplastia se entiende la cirugía plástica y  estética de las orejas, para solucionar diversos problemas de aspecto debido a su configuración o a un defecto derivado de un accidente o simplemente por genética, es decir, de nacimiento.

La mayor parte de las operaciones que atiende la otoplastia es para las “orejas despegadas”, aquellas que están muy separadas del cráneo, creando la imagen de la “oreja de soplillo o de asa”, y que en muchos casos supone una larga carrera de aguante para sus poseedores; en muchas ocasiones se acude a la otoplastia  durante la infancia o adolescencia, si el problema es lo suficientemente grave como para suponer un verdadero problema.

También existen concurrencias a esta cirugía, la otoplastia, en los casos de desgarro del lóbulo, caída de éste, en casos de microtia (nacer sin una oreja, donde el cirujano plástico y estético la reconstruye) o cuando se pierde en caso de traumatismo.

En todo caso el cirujano plástico y estético responsable de la otoplastia siempre, en una entrevista previa, valorará la intervención y recomendará la técnica más efectiva para el caso concreto, y les dará las instrucciones preceptivas para la preparación de la cirugía.

Las cirugías de otoplastia suelen ser intervenciones en quirófano, debidamente higienizado, como es preceptivo, y puede realizarse tanto ambulatoriamente o con permanencia en el hospital.

Habitualmente se recomendará, en el caso de los pacientes adolescentes y adultos, una anestesia local con sedación, quedando la anestesia total para los infantes. Normalmente la cirugía dura entre dos y tres horas, si el caso no es demasiado complejo, y en función de la técnica empleada.

En la mayoría de los casos la otoplastia es una cirugía de la que se recupera rápidamente, y a las pocas horas ya se está bien, aunque en los primeros días pueden aparecer dolores locales, tratables con la medicación adecuada. El vendaje suele incluir la cabeza y es importante seguir las instrucciones del cirujano para la correcta sanación y tratamiento.